Dernières nouvelles :

Image

ISLAM MARROQUÍ : UNA APROXIMACIÓ AL PACIFISMO Y LA CONVIVENCIA Las cuatro constantes

ISLAM MARROQUÍ : UNA APROXIMACIÓ  AL PACIFISMO Y LA CONVIVENCIA Las cuatro constantes

Le 27-06 -2016 à 10:20:27

Don Abdelaziz Aiaidi Larosi, doctor en ciencias islámicas y formador de los imámes de Tánger, pronunció el 20 de mayo de 2016 un ponencia en el Pabellón Hassan II de la Fundación Tres Culturas de Sevilla, dentro de las actividades “XI congreso de la Sociedad española de ciencias de las religiones”. La ponencia de nuestro ulema tangerino versó sobre “El islam marroquí, una aproximación al pacifismo y a la convivencia” (Los cuatro constantes).
Le Journal de Tanger” tiene el honor de compartir su contenido con sus lectores por etapas:

***

SEÑORAS Y SEÑORES:
Cuando un candidato a presidir el país más poderoso del mundo está tan convencido de esta distorsión que amenaza con prohibir la entrada de los musulmanes, sin distinción, a su país, ya podemos considerar que el problema que encarna la islamofobia deja de ser un mal menor o circunstancial para convertirse en una lacra a nivel mundial, cuyas consecuencias pueden ser catastróficas.

No hay que ir por las ramas y minimizar el impacto de este desquicio. Recordemos que el holocausto es consecuencia del silencio insano de los que vivieron esa nefasta y sangrienta época.

LA PAZ
Teniendo en cuenta el orden que adelantamos en el título debemos comenzar hablando de la paz:
Veo innecesario buscar una definición del término paz, cuando la paz es el bien más preciado y más anhelado por el hombre a lo largo de la historia.

En el Islam la paz es:
01. Es uno de los atributos de Dios. (Asura 59/23)
02. Es un saludo de los bienaventurados. (Asura 7/46)
03. Trato de reconciliación en los conflictos. (Asura 49/9)
04. Tranquilidad y sosiego público. (Asura 6/54)
05. Signo de perdón y tolerancia. (Asura 59/23) “Los siervos del Misericordioso son aquéllos que caminan por la tierra humildemente y que cuando los ignorantes les dirigen la palabra, dicen: Paz.” (Asura 25/63)
06. Imperativo a entrar en la paz. “¡Oh, creyentes! Entrad todos en la religión del Islam [sometiéndoos a y no sigáis los pasos de Satanás; ciertamente él es para vosotros un enemigo manifiesto” (Asura 2/208)
07. Invitación a la paz. “Y Al-lah invita a la Morada de la Paz y guía a quien quiere al camino recto.” (Asura 10/25)
08. Seguridad en conflictos públicos. “¡Vosotros que creéis! Cuando salgáis de expedición en el camino de Al-lah, distinguid con claridad y no digáis a quien os ofrezca la rendición: Tú no eres creyente”.
09. Pacifismo: el deseo de buscar la paz.
10. El vocablo Misericordia que forma parte de toda plegaria y sirve de comienzo a 113 de los capítulos del Corán es sinónimo de Paz (Que es el nombre de Dios)
Como hemos subrayado anteriormente, mucha gente cree que el islam está vinculado a la violencia, sobre todo después de los acontecimientos del 11de septiembre 2001 en Nueva York, el 11 de marzo 2004 en Madrid y el 16 de mayo 2003 en Casablanca.

Ese vínculo está basado en supuestos artificiales porque si el islam fuera violento por esencia, lo habría sido durante toda su historia y no después de la caída del muro de Berlín.

Es cierto que existe la palabra guerra (harb) en el Corán, pero está condicionada a ser como último recurso y sólo para defenderse. Mantener la paz en el Corán es sinónimo de obedecimiento a Dios y a su enviado:
“¡Temed, pues, a Dios! ¡Manteneos en paz! ¡Obedeced a Dios y a Su Enviado si sois creyentes!” (8/1)
Habría que recordar que no existe vínculo alguno entre religión y violencia. La violencia es un fenómeno social y político.

Es importante distinguir entre lo que es empírico y lo que ideológico. Si la violencia es empírica la paz es ideológica.
Todas las escrituras –sobre todo el Corán- al tiempo que permiten la violencia cuando es inevitable, imponen la paz como estado el normal de las cosas.

Las grandes religiones, incluyendo al islam, vinieron a establecer en el mundo una paz justa y desaconsejar toda clase de violencia. El vicio de la codicia del poder rebaja la condición humana de lo más alto a lo más bajo: “Que en verdad creamos al hombre en la mejor armonía y luego lo convertimos en uno de los más bajos” (Asura 95/5).

Para paliar la codicia, hay que gastar lo que nos sobre a favor de los necesitados: “Te preguntan qué deben gastar. Di: «Lo que os sobre»”.(Asura 2/219).

El Corán prescribe en otro contexto que la riqueza no debe circular solamente entre los ricos: (Asura 59/7).
Es importante también destacar que el Corán en más de una ocasión nos llama la atención los pobres (arrogantes) y ricos (poderosos), Tanto Abraham como Moisés como Jesús, fueron en esencia libertadores, pero no recurriendo a la violencia.

Tenemos que subrayar que cuando hablamos a la paz no nos referimos solamente a la paz como un hecho externo al individuo sino a la paz interna.
Photo :DR
Par : Abdelaziz AIADI




Partager ceci :
Par : Administrateur
Total Views
Nombres commentaires :
Add comment